• Català
  • Español
  • English
  • Français
  • Български
  • Română

La desalación es un proceso físico de separación de sales de una disolución acuosa, teniendo por finalidad el uso del agua dulce producida.

Los recursos hídricos susceptibles de desalación pueden tener básicamente dos orígenes: agua de mar o agua subterránea salinizada, ésta última procedente de acuíferos costaneros en contacto directo o indirecto con el mar.

Los principales procesos de desalación consisten en procesos avanzados de tratamiento mediante membranas, como son la osmosis inversa (RO), la electrodiálisis reversible (EDR) y la nano filtración, siendo la RO, la tecnología más utilizada.

El proceso de desalación incorpora un pretratamiento, con la intención de eliminar todos los elementos que puedan producir incrustaciones y dañar las membranas, así como un sistema de re mineralización a la salida para garantizar su potabilidad en caso de consumo humano.